lunes, 17 de febrero de 2014

CIUDADANOS LIBRES EN LA AUDIENCIA PÚBLICA CONVOCADA PARA LA DESIGNACIÓN DE PRESIDENTE Y VICE DE LA UIF


En pasado viernes 14 de febrero, CIUDADANOS LIBRES POR LA CALIDAD INSTITUCIONAL ASOCIACIÓN CIVIL expuso, a través de su Presidente, José Lucas Magioncalda, los cuestionamientos a la designación del Lic. José Sbattella para un nuevo período. En el curso de dicha intervención, se produjeron agresiones verbales e interrupciones varias contra el ponente, de parte de grupos oficialistas presentes en la audiencia pública. 

El Dr. Magioncalda hace uso de la palabra. A su lado,
el Dip. Lousteau prepara su intervención.


A continuación, las palabras del Dr. Magioncalda:
 
"La UNIDAD DE INVESTIGACIÓN FINANCIERA es una entidad autónoma conforme la ley que rige su funcionamiento. Este concepto, la autonomía, no es ajeno a los planteos impugnatorios que venimos a efectuar en este acto, por lo que haremos alguna consideración al respecto.

El Legislador ha querido que una entidad que ejerce poder de policía e interactua con el poder judicial esté ajena a los intereses partidarios, a los intereses de quien ejerza el Poder Ejecutivo, y desde ya, como corresponde a todo organismo estatal, debe estar ajena a las presiones de cualquier otro tipo de poder corporativo.


Más aún, el procedimiento de selección en el que nos encontramos, terminará tarde o temprano con la designación de un Presidente y un Vicepresidente de la UIF que trascenderán al actual mandato presidencial del Poder Ejecutivo. Es decir, quienes conducen la UIF no debieran ser ni parecer parte de un gobierno.


Asimismo, resulta relevante que la UIF no está conducida por un cuerpo colegiado, sino exclusivamente por quien ejerce la Presidencia del organismo, de modo que las características personales del postulante deben ser analizadas con el máximo rigor posible.


Desde nuestra perspectiva, vemos al Estado como un cuerpo que posee órganos con diferentes funciones. Y vemos a la corrupción como una enfermedad que ataca al cuerpo estatal. Cuando un órgano funciona mal se lo puede extirpar o se lo puede curar. Pero cuando todos los órganos comienzan a corromperse, lo primero que pensamos es que el problema está en la cabeza. Y esto es lo que nos pasa hoy, el problema está en la cabeza, y desde allí se extiende a todo el cuerpo estatal.


La importancia de los entes autónomos es que no están controlados por la cabeza del Estado, o al menos no debieran estarlo. Bien conducidos y sin intromisiones, son verdaderos anticuerpos contra la corrupción. Aun cuando la corrupción esté en la cabeza.


Dicho esto, el primer cuestionamiento que tenemos para hacer al Lic. Sbattella es su actitud militante en el ejercicio del cargo y su conducta obsecuente respecto de la Presidente de la Nación, aspectos, ambos, que ponen en evidencia un alineamiento con la Jefa de Estado que conspira contra la autonomía que por ley se le ha asignado al organismo que preside.


A nadie se le ocurriría en un sistema democrático-republicano que un jefe de policía, un jefe militar, un fiscal o un juez pudieran tomar partido por el gobierno de turno y cuestionar a la oposición.


Pues bien, el Lic. Sbattella es un policía del sistema financiero, que debiera ser prescindente en materia político-partidaria. Y no pretendemos que el funcionario no tenga ideología o, como en el caso de Sbattella, sentimientos políticos; simplemente pedimos que no sea un delegado de la Presidente.


El Lic. Sbattella no se priva de atacar a la oposición. La ha acusado de querer “sabotear el blanqueo de capitales”; oponerse al dictado de una ley es un derecho, quien llama a ese derecho “sabotaje” es antidemocrático, antirrepublicano, es un autoritario con todas las letras. Pero más allá del contenido de su comentario, queda claro que este tipo de expresiones propias de la lucha política no se condicen con la actitud prescindente que debiera tener un funcionario de las características del Lic. Sbattella.


Recientemente, el Lic. Sbattella ha vinculado la existencia de impugnaciones contrarias a su continuidad en la UIF con la persecución que su gestión realiza de graves delitos, incluyendo aquellos vinculados a crímenes de lesa humanidad. En este caso, más que un descargo, nos gustaría escuchar del Lic. Sbattella el nombre y apellido, aquí y ahora, y luego en la Justicia, de quienes son, a su criterio, los impugnantes que estarían operando para el crimen organizado. Cuando el Lic. Sbattella deja flotando en el aire acusaciones sin nombre y apellido, la credibilidad del organismo que preside es quien paga las consecuencias, y los ciudadanos podemos sospechar, con justa razón, que el Presidente de la UIF utiliza a la entidad que preside con fines facciosos.


Hemos leído la cuenta de twitter del Lic. Sbattella y vemos, con preocupación, algunos rasgos que la asemejan a la cuenta presidencial. Lo cual no nos parece para nada saludable. Hemos leído cómo, para cuestionar una nota de un diario, el Lic. Sbattella acusa por twitter a los dueños de dicho medio. Esta conducta también daña la credibilidad del organismo que preside y expone a qué punto el Lic. Sbattella está dispuesto a sacrificar la credibilidad de la UIF, con tal de atacar a los medios de prensa que opinan o informan con un criterio diferente al suyo.


En cuanto a la obsecuencia, observamos un tuit en el que el Lic. Sbattella dice:


FELÍZ CUMPLE CRISTINA!!! TENGO LA SUERTE DE COMPARTIR EL MISMO DÍA DE NACIMIENTO. AGRADECIDO DE PODER PARTICIPAR DE TU HISTÓRICA PRESIDENCIA.


Cada uno es dueño de hacer lo que desee con su dignidad, pero en este caso, el grado alcahuetería que exhibe el Lic. Sbattella afecta la credibilidad de la UIF y pone de relieve el nivel de subordinación del candidato, respecto de quien hoy ejerce el Poder Ejecutivo.


De más está decir que el Lic. Sbattella no debiera considerarse partícipe de la presidencia de Cristina Kirchner –como lo sostiene en el twit citado- ni de quien la suceda, en caso que finalmente sea designado para el cargo. Como hemos dicho, preside un organismo autónomo, no tiene relación de jerarquía con el poder ejecutivo ni con ningún otro poder. Su obsecuencia, su actitud militante, su desprecio por la oposición, por la prensa, por quienes piensan distinto, por quienes lo hemos impugnado (al punto de vincularnos al crimen organizado) y las causas en las que se lo investiga, son motivo suficiente como para que no sea designado nuevamente en el cargo de Presidente de la UIF."


Ciudad Autónoma de Buenos Aires, 14 de febrero de 2014.